ACTIVIDADES

Una vez que todos los niños hayan escogido un enlace que empieza con la misma letra y sonido iniciales que los de su propio nombre, puede empezar a usar las etiquetas y enlaces como herramientas de enseñanza y de aprendizaje.

Querrá comenzar usando las etiquetas onomásticas que habrá creado en este sitio para identificar los espacios donde se ponen los efectos personales de los niños, e.g. sus armarios y los ganchos para su chaquetas. Además, a medida que los niños completen sus dibujos y otros proyectos, ayúdeles a pegar sus etiquetas onomásticas ya duplicadas a sus productos. Si están listos para tal, anímeles a escribir su nombre o a copiar su dibujo personal a sus productos. También se pueden planear otras actividades de aprendizaje usando los enlaces de letras.

Las cuatro actividades educativas siguientes le ayudarán a apoyar y ampliar los conocimientos iniciales de los niños en cuanto al principio alfabético, la conciencia fonológica, la noción de la palabra y el vocabulario. Para obtener más actividades adicionales ver: Letter Links: Alphabet Learning with Children’s Names, de la Dra. Andrea DeBruin-Parecki y Mary Hohmann, o la versión en lengua española: Enlaces de letras: Aprendizaje del alfabeto con los nombres de los niños. Para obtener más información sobre estos libros, use el menú arriba y haga clic en RECURSOS.

Reconocimiento del nombre

  1. Identifique los nombres y los enlaces de letras (los dibujos). Haga una serie de etiquetas y enlaces en dos o tres tamaños diferentes para cada niño y adulto en su clase. En una hora de transición, ponga todas las etiquetas y enlaces boca arriba en una mesa o en el piso donde los niños puedan ver y alcanzar todas con facilidad. Pídales a los niños que escojan sus propios nombres y enlaces y que los lleven al sitio donde se reunirán en grupos pequeños (o cualquier evento que siga en la rutina diaria).

    En una hora de transición, ponga una serie de etiquetas y enlaces en una caja, una bolsa, o en una bandeja. Muéstreles la etiqueta y enlace de un niño y diga, “Le toca a esta persona saltar hasta la mesa para recibir la merienda (o lo que sea).” Espere hasta que uno de los niños reconozca y diga el nombre del niño cuya etiqueta y enlace usted tiene.

    A la hora de actividades de grupos grandes, use las etiquetas y enlaces de vez en cuando para asignar turnos, para escoger la próxima canción para cantar, para decidir qué juego jugar, para añadirle alguna cosa a la historia que está contando, etc. Por ejemplo, muestre la etiqueta y enlace de un niño y diga, “Le toca a esta persona decidir el lugar en el aula hacia dónde vamos a marchar ahora.”

  2. Buscar pares de etiquetas. Haga pares de todas las etiquetas para jugar un juego de memoria a la hora de transición. Haga dos etiquetas del mismo tamaño para cada niño. Póngales papel adhesivo transparente para crear mayor durabilidad. Al terminar determinadas rutinas como la hora de grupos pequeños, de planear, de saludar, ponga todas las etiquetas boca abajo en el piso. Pídales a los niños que alternen entre sí dándole vuelta a una etiqueta y diciendo el nombre en la etiqueta y dejando la etiqueta boca arriba. Cuando salgan dos etiquetas con el mismo nombre, pídale al niño cuyo nombre está en la etiqueta que salte (o salte en un pie, o gatee) hacia donde se realiza la siguiente actividad. Dígales a los niños dónde estarán las etiquetas (por ejemplo, en el área de los juguetes) por si quieren jugar con ellas durante la hora de trabajo o de libre opción.

  3. Identificar nombres. En una hora de transición, ponga en una canasta o bolsa un juego de etiquetas (sin los enlaces [dibujos] que van con ellas). Escoja una al azar, muéstresela a la clase y diga, “Es la vez de esta persona de saltar a la mesa de planes [o cualquier otro evento que siga en su rutina diaria].” Espere a que uno de los niños reconozca y diga el nombre del niño cuya etiqueta usted les está mostrando. Si nadie reconoce el nombre, muestre el enlace que va con la etiqueta.

    A la hora de grupos grandes, use las etiquetas sin los dibujos de vez en cuando para designar cuál niño escogerá la siguiente canción para cantar, para decidir qué juego jugar, para añadirle alguna cosa a la historia que está contando, etc. Por ejemplo, muestre una etiqueta y diga “Le toca a esta persona decidir qué música vamos a poner para bailar.” Si nadie puede identificar el nombre, muestre el enlace que va con la etiqueta.

    A la hora de transición, cuando la mayoría de los niños pueda identificar su nombre sin necesidad del enlace que lo acompaña, ponga dos series de etiquetas en una canasta o bolsa. Para empezar la actividad, diga algo así: “En la canasta tengo dos etiquetas para cada persona. Cuando veas tu nombre, ven a tomarla. Cuando tengas las dos etiquetas, una para cada mano, puedes ir a lavarte las manos.”

Escritura de los nombres
  1. Registro. En algunos centros preescolares, es necesario que los padres, los encargados o los tutores apunten el nombre del niños cuando lo dejan en el centro. También hay que apuntar el nombre cuando salen al final de la sesión. Para estos niños, poder apuntarse por sí mismos es altamente significativo, porque los niños adoran imitar lo que ven hacer a los adultos. Pero si no es necesario que los padres apunten los nombres de los niños, todavía este acto puede ser provechoso. El apuntar su nombre puede llegar a formar parte de la rutina diaria de la clase que les permite escribir sus nombres y observar la manera en que otros escriben.

    Con el programa utilice la opción de apuntar nombres en una lista para crear una lista diaria para su clase. Aunque la lista contiene el nombre de cada niño, recuerde que los niños aprenden a reconocer y escribir sus nombres en etapas. Se verán esas etapas en todas sus variedades cada vez que los niños se apuntan. Algunos niños no harán más que un garabato junto a su nombre, otros tal vez escribirán una o dos letras y algunos hasta escribirán el nombre entero. Ponga la fecha y guarde cada lista para formar un archivo del progreso en reconocer y escribir su nombre de cada niño. Si todos los niños no tienen la oportunidad de apuntarse al llegar o durante la mañana, dígales que tendrán la oportunidad de apuntarse durante la hora de trabajar, la de libre opción, antes del almuerzo o más tarde ese día.

    Comente de vez en cuando sobre lo que están escribiendo los niños cuando se está apuntando: “Hiciste una J como la J de Jaime.” “¡Maira y Magdalena, los nombres de ustedes dos empiezan con la letra M!”